Hasta ahora la gran demanda de sistemas inmóticos para edificios terciarios consistían en satisfacer las necesidades de las personas  y realizar sus taréas: mantenimiento, confort, seguridad, conectividad e incluso el ahorro de energía. Pero este sector evoluciona a una velocidad vertiginosa hacia nuevas demandas y necesidades; ahora los edificios son capaces de pensar por sí mismos.

¿ Qué es la inmótica ?

Es un conjunto de aplicaciones que controlan y automatizan de manera inteligente edificios especializados en el sector terciario. Estos sistemas son capaces de gestionar desde un ordenador todos los sistemas necesarios para este tipo de edifico, tales como la calefacción y refrigeración, los sistemas de alarmas y emergencias, la iluminación y ventilación /o la propia conectividad interior (red de Internet, IntraNet y telefonía). Sistemas automatizados para el funcionamiento, el mantenimiento, los servicios y la gestión de edificios. 

Los sistemas inmóticos optimizan recursos, reducen costes y disminuyen considerablemente el consumo de energia innecesario. 

 

ELECTRICIDAD MATEU E HIJOS Y CÍA S.L. realiza instalaciones de sistemas inmóticos para edificios terciarios privados y públicos para optimizar recursos, reducir costes y disminuir el consumo de energía innecesario.  Sistemas inteligentes que aumentan la seguridad, la conectividad y la comodidad en todo el edificio. Instalaciones que permiten  ser más sostenibles.

Edificios que piensan solos

Los sistemas inmóticos más novedosos incluyen automatizaciones capaces de “pensar” y  gestionar el funcionamiento tecnológico de un edificio o  monitorizar parámetros como la concentración de CO2 en todas y cada una de las estancias del edificio. Permiten regular la climatización de un edificio controlando  la temperatura interior y exterior, regulándola en el interior  a través de automatizaciones conjuntas con toldos, ventanas, persianas y puertas; extendiendo toldos cuando haga sol o calentando el edificio en los días más fríos. Nuevas aplicaciones que controlan el acceso a edificios a personas con discapacidades psíquicas (sistemas para personas con discapacidades sensoriales como el reconocimiento de voz, altavoces o de reconocimiento por vídeo).

Sistemas que permiten que los ascensores del edificio recojan a alguien en una planta indicada a una hora determinada o apagar luces en  estancias que han sido abandonadas y siguen con la luz encendida. Sistemas que controlan el acceso a los trabajadores a dichas estancias y regulan el consumo de energía según los parámetros de tiempo y uso de dichos empleados.  Sistemas inmóticos capaces de controlar la iluminación de un edifico a través de sensores de presencia o con programación tanto en lámparas como en ventanas y persianas.  Incluso el sistema de riego automatizado de las zonas verdes exteriores puede estar controlado de tal manera de que no funcione en días de lluvia y que sea más generoso en las temporadas más secas del año. 


Beneficios que genera un sistema inmótico:

Ahorro y eficiencia energética. Entre un 10% y un 40% de ahorro energético.

Seguridad: control de acceso y cualquier otro riesgo en el edificio. Control y prevención de incendios,  de posible fugas de gases tóxicos y/o corto-circuitos en instalaciones eléctricas.

Comodidad: ya es posible controlar el funcionamiento de las instalaciones desde cualquier lugar con nuestros smart phones y tablets. Se ofrece a demás, una experiencia más cómoda a sus ocupantes, elevando los estándares de salud y seguridad.

Mantenimiento predictivo: edificios inteligentes que permiten un mantenimiento predictivo con sensores que pueden detectar el rendimiento del edificio y activar los procedimientos de mantenimiento antes de que se active alguna alerta.  Sistemas que predicen  y diagnostican problemas y proponen soluciones.