El Otoño 2019 ha llegado y los termómetros han comenzado a bajar drásticamente. La mayoría de las familias ya preparan el invierno y las próximas navidades. Solo hay algo que No gusta tanto a las familias, aumenta considerablemente el gasto de luz y electricidad. En este post te dejamos algunos consejos para ahorra luz este invierno.

Electricidad Mateu e Hijos y Cía S.L. 

 

1.  Comparar tarifas de Iberdrola.

Una de las mejores maneras para ahorrar es comparar las tarifas de Iberdrola. Buscar entre sus muchos planes de luz y gas qué ofrece y encontrar el plan y/o tarifa que más se ajuste a tus hábitos de consumo y necesidades. Es importante informarse minuciosamente acerca de las distintas tarifas y coberturas que ofrece Iberdrola. Deje de gastar energía innecesariamente.

 

2.  Bombillas de bajo consumo.

Las lámparas fluorescentes compactas, o comúnmente denominadas bombillas de bajo consumo, es un tipo de lámpara fluorescente utilizada generalmente para usos domésticos. Ahorran hasta un 80% de energía, ofreciendo el mismo nivel de iluminación. Son un poco más caras que las normales, pero también duran 8 veces más.

 

3. Aprovechar las horas de luz solar.

Abrir ventanas y persianas por las mañanas, cerrarlas por la noche y así,  evitar que se escape el calor. El sol que entra por las ventanas de tu casa calienta como si fuera la calefacción. Lo importante es saber cuándo abrir y cerrar las persianas de casa. Nuestro consejo para ahorrar luz es abrirlas por la mañana y cerrarlas por la noche. De esta forma se consigue el ahorro en la factura de la luz porque, la casa se mantiene caliente todo el día.

 

4. Mantener la temperatura de la casa estable.

Si enchufas la calefacción, mantén la temperatura de la casa estable. Para ello es esencial instalar un termostato digital y regularlo a la temperatura adecuada. Cada grado que bajes en el termostato supone un ahorro adicional. Muy importante..! Evitar cambios bruscos de temperatura en los ajustes de temperatura.

 

5. No excederse en el consumo innecesario.

Deja encendidos solamente los electrodomésticos que estés usando en ese momento y los que sean estrictamente necesarios para el uso de tu casa. Si no hace demasiado frío, tal vez utilizando un poco de ropa de abrigo o tomando alguna bebida caliente, no es necesario encender la calefacción ni las estufas.

 

6. Acondiciona tu hogar y sus equipamientos.

  • Revisa el aislamiento de todas las ventanas y las puertas, así se reducen las pérdidas de calor.
  • Comprueba que tu sistema de calefacción funciona correctamente.
  • NO olvides el mantenimiento anual de tu caldera.
  • Asegúrate de que todos los elementos “extras» que utilizas para generar calor (estufas de leña, de gas o de luz, radiadores, etc.), funcionan correctamente.

 

7. Ventilar tu casa

Finalmente, te aconsejamos ventilar la casa al menos una vez al día. El mejor momento es al mediodía, cuando el sol está más alto y la temperatura del día es más elevada. Para ello abre durante 10 minutos las ventanas de tu casa, así renovarás el aire y expulsarás el ambiente cargado que se acumula durante el día.