Calefactores eléctricos de habitación.

Los calefactores de habitación (también denominados calefactores individuales), se utilizan para calentar estancias pequeñas y normalmente son portátiles o se instalan en la pared. La mayoría de los calefactores de habitación utilizan gas o electricidad.

Dichos calefactores son aparatos que proporcionan calor concentrado y localizado, el cual es particularmente adecuado en una habitación para personas mayores, enfermas o con movilidad limitada. Pero pueden resultar costosos..!

Los calefactores de estancias individuales consumen mucho gas o electricidad y, si se usan durante un período prolongado, es probable que cuesten mucho más que un sistema de calefacción central.

Lo ideal sería usar dichos calefactores solo como fuente de calor secundaria o suplementaria. Incluso entonces, debe usar el calefactor adecuado para el espacio que desea calentar y controlar cuidadosamente la temperatura y el tiempo que tiene el calentador encendido. Los calefactores que tienen estos controles suelen ser a la larga mucho más económicos.

 

¿Qué tipo de calefactor usar ? Cuando esté decidiendo qué calefactor usar, considere primero para qué sirve.

  • Calentar una habitación entera durante unas horas o más: 

Para esto, debe usar un calentador de convección. Estos funcionan calentando el aire inmediatamente al lado de ellos, que luego circula naturalmente de manera relativamente uniforme por la habitación. Los calentadores de convección son una buena opción si necesita una fuente de calefacción suplementaria para calentar una habitación durante unas horas a la vez. Tardan un poco más en funcionar, pero este tipo de calentador se puede controlar fácilmente con un temporizador y un termostato, por lo que no sobre-calentará la habitación y ahorrará dinero.

  •  Calentar una habitación por un período corto de tiempo.

Para una ráfaga rápida de calor o para un calentamiento más direccional, debe usar calentadores radiantes. Estos funcionan rápidamente y son útiles si desea calentar solo una parte de una habitación durante un período corto, ya que tienden a calentar solo lo que está frente a ellos. A diferencia de los calentadores de convección, no alcanzan un nivel uniforme de calor en toda la habitación, por lo que a menudo no brindan el mismo nivel de comodidad con el tiempo. Rara vez tienen termostatos o temporizadores, lo que puede encarecer sus costos de funcionamiento durante largos períodos.

Se considera que todos los calentadores eléctricos son 100% eficientes, porque convierten toda la electricidad que usan en calor, pero esto no significa que sean baratos de operar. Para calcular el costo de funcionamiento, debe observar la potencia nominal del calentador, que se muestra en kilovatios (kW). Cuanto mayor sea la potencia nominal, más calor se producirá, pero también el costo será proporcionalmente mayor.

Los calentadores eléctricos de habitación son costosos de operar y no son apropiados como fuente de calor principal. Elija un tipo de calentador dependiendo de cómo pretenda calentar la habitación, porque de lo contrario puede tener un alto costo de funcionamiento pero no sentir un aumento en la comodidad del calor. Los calentadores halógenos tienden a ser los calentadores radiantes más baratos, ya que tienen una potencia nominal baja (pero también producen menos calor), mientras que los radiadores llenos de aceite suelen ser los calentadores de convección más baratos porque hay un termostato para controlar la temperatura.

En general, si tiene que usar un calentador de habitación eléctrico, utilícelo solo cuando sea necesario y considere lo siguiente: Use un temporizador si tiene uno, si no, puede comprar un interruptor de tiempo para el enchufe en una ferretería.

Un termostato reducirá los costos de funcionamiento, aunque en qué medida los reduce depende de muchos factores, como el tamaño de la habitación, los niveles de aislamiento y asegurarse de que el termostato no esté demasiado alto.